RESEÑA HISTÓRICA DEL MUSEO MILITAR

 
 
Mayor JUAN FERNANDO RODRÍGUEZ URIBE
Director de la Dirección de Historia Militar - Museo Militar de Colombia
 
 
En tiempos de la colonia, los terrenos donde funciona el Museo Militar, hacían parte de un gran solar de la Casa de la Moneda, centro de acuñación del oro de todo el Virreinato. La casa fue diseñada por el ingeniero militar Alonso Turrillo de Yebra en el siglo XVII. Su origen se remonta más exactamente en el año de 1620 cuando el Rey Felipe III ordena la fundación de la Casa de la Moneda de Santafé, constituyéndose en la primera del continente en acuñar moneda de oro. La edificación actual es una bella muestra de arquitectura civil neogranadina y fue terminada de construir en 1756 por orden del virrey José Solís. Es precisamente en este año cuando la restructuración de la cuadra de la moneda cede un solar a la familia Ricaurte, descendientes directos del Marqués de San Jorge y del Presidente Jorge Tadeo Lozano. De esta primera etapa, existe una piedra encontrada en la última reconstrucción, la cual tiene grabada la fecha 1765 y que posiblemente fue parte de la primera edificación.
 
La propiedad de la Calle de la Esperanza No 4-92 pasó a manos de Antonio Ricaurte, valeroso y aguerrido capitán enlistado en el Ejército Patriota en 1813 a solicitud del entonces brigadier Simón Bolívar, para luchar por la libertad. Desde el balcón de la casa, su esposa Juanita Martínez Recamán –de familia de patriotas– lo vio partir rumbo a Venezuela. En el Valle de Aragua, en la casa alta de la hacienda San Mateo, propiedad de Simón Bolívar, el capitán Ricaurte fue encomendado en su custodia junto con una pequeña tropa de 50 soldados. Ricaurte, al ver tropas realistas en condiciones de capturar aquel depósito, prendió fuego a la pólvora y lo hizo volar el 25 de marzo de 1814, acción en la que pereció él y aquellos que se hallaban dentro del recinto.
 
 
Placa informativa que se encuentra a la entrada al Museo.
 
El antiguo hogar de la familia Ricaurte se transformó a fines del siglo XIX en la fábrica de jabones y velas de Ángel María Tamayo. A inicios del siglo XX, con la llegada de arquitectos europeos, la tendencia francesa se aplicó a las edificaciones coloniales, desde 1910 los edificios céntricos y cercanos a la plaza central del capitolio se convirtieron en modelos ejemplares de la nueva arquitectura. Gastón Lelarge se preocupó también por mejorar y modernizar las técnicas constructivas y fue uno de los primeros en utilizar cemento (que se importaba) y una elaborada carpintería. La casa del Museo Militar se reconstruye entre 1911 y 1913 con amplios salones con el fin de ser utilizada como fábrica de ceras. Con un corte republicano pasó luego a ser sede de la Escuela de Ingeniería y Matemáticas. Allí permanece la Escuela hasta el año de 1932, cuando su claustro es tomado por la Escuela Nacional de Bellas Artes; la nueva sede de la Escuela en 1934 contaba con amplias salas donde se exponían copias de obras célebres de Velázquez, Goya, entre otros.
 
El Ministro de Guerra José Joaquín Castro Martínez firmó el decreto 1354 del 31 de octubre de 1938 por medio del cual se creó el Museo de Armas del Ejército, para la instrucción del Ejército terrestre y especialmente para el desarrollo de los estudios en los institutos de cultura militar, el cual buscaba ver objetivamente la evolución de los materiales de guerra.
Para lograr este objetivo se destinó un ejemplar de cada uno de los tipos y modelos de armas y municiones existentes, en los parques y depósitos del Ejército, que no fuera indispensable mantener en servicio, así como de los materiales de armamento que se adquirieron en el futuro y de los elementos de guerra (armas, banderas, equipo, entre otros) existentes en los museos históricos nacionales.
 
El nuevo centro cultural contó con el apoyo directo del Director Museo Nacional, del Presidente de la Academia de Historia y del Presidente de la Sociedad Bolivariana de Colombia, a los cuales les asignaron la tarea de gestionar la consecución de los elementos de interés militar e histórico para formar parte de las colecciones del Museo.
 
A inicios de la década de 1940 la casa sirve de sede para la oficina nacional de aprovisionamiento y suministro del Estado. Posteriormente, es tomada como cuartel militar. Desde 1950 una unidad de la Policía Militar, “la Compañía Ayacucho” habita este histórico lugar.
 
Ceremonia militar en las instalaciones del Museo, actual Patio Interno
 
A inicios de 1982 se emprende una labor reconstructiva de la casa que sirvió de alojamiento al capitán Ricaurte, la cual busca mantener su estilo republicano. Al finalizar la obra, el 6 de agosto de 1982, siendo Presidente de Colombia Julio César Turbay Ayala y el Ministro de Defensa el General Luis Carlos Camacho, se inaugura el Museo de Armas, utilizando las muestras que se exhibían en la Escuela Militar de Cadetes. Posteriormente, toma el nombre de Museo Militar de Colombia.
 
Organizado con 9 salones de exposición, en él se hallan reunidas las piezas más representativas de las tres fuerzas militares de Colombia: Ejército, Armada y Fuerza Aérea. Su colección proviene del material del antiguo Museo de Armas de la Escuela Militar “José María Córdova” fundado en 1956.
 
Desde su inauguración en el año de 1982, el Museo depende del Departamento Cinco del Estado Mayor del Comando General de las Fuerzas Militares (hoy Acción Integral Conjunta). Desde el año 2011 y con la creación de la Dirección de Historia de las Fuerzas Militares, el Museo Militar de Colombia está regido por la Ayudantía del Comando General de las Fuerzas Militares.
 
 
Placa que conmemora la fundación del Museo en 1982, ubicado en el Patio Interno.
 
Con una perfecta organización en su exposición, se cuenta la historia desde el origen de cada una de las Fuerzas Militares de Colombia, representadas mediante las salas en la cuales se exhibe cronológicamente la colección de los elementos que ofrecen a los visitantes un deleite histórico complementado con la información escrita y la explicación del recorrido guiado especializado.
 
Para llevar a cabo esta importante tarea, el Museo cuenta con personal orgánico compuesto de oficiales, suboficiales, soldados y civiles que nombra cada fuerza en comisión especial. El personal de guías lo componen soldados heridos en combate, quienes cuentan con la capacidad y el elevado potencial del conocimiento de la colección y en la atención de público de todas las edades y condiciones educativas.
 
Desde el inicio de sus actividades, el Museo Militar ha buscado lograr que sus instalaciones sean un aula más de clases, para lo cual se organizan talleres especiales de pintura, exposiciones temporales, actividades lúdicas y otros eventos con los que se refuerza la visita de la población educativa compuesta desde jardines infantiles hasta universidades, pasando por las escuelas y colegios de educación primaria y básica secundaria. 
 
Desde su construcción en el ocaso del siglo XVII, las instalaciones del Museo Militar han sido testigo partícipe de la escritura de las páginas de la historia de nuestra patria, hoy ese legado que como posta tienen las Fuerzas Militares está a buen recaudo, ya que en este lugar lleno de historia hoy se cuenta el trasegar de los hombres y mujeres que mantienen la democracia de nuestro país, y como fue vital su participación en la concreción de ese Estado Nación llamado Colombia.
 
Con Fe en la Causa seguimos contando la Historia de nuestros héroes.